Agua para Elefantes

Loading...

Gracias..!

Gracias..!
Les quiero agradecer a todas las personas que leen mi historia. Me siento muy feliz de que sea de su agrado. Quiero disculparme por tardar en publicar, pero ahora no teng mucho tiempo. La escuela comenzó y me atraza en poder publicar. Espero que les agrade el curso que esta tomando la historia, cualquier duda u opinión dejen comentarios. Gracias!
Todos los personajes le pertenecen a Stephanie Meyer, la historia es mia y algunos personajes.

Amigososas

Chicas gracias por todo, ustedes fueron participe de mi decisión de ser este blog. Se lo agradezco mucho. Gracias por estar aquí, apoyándome. Son las mejores y espero hablar con ustedes pronto...

Personajes

Prologo

No lo soportaba más. Tenía muchos escalofríos. Mi conciencia no me dejaba en paz. Mi mano estaba sudando y no dejaba de llorar. Mi familia me había ocultado algo tan apreciado para mí. No podía soltar la carta. La leía una y otra vez. No dejaba de pensar en lo que tuvo que sufrir. No aguante más y la leí en voz alta, para poder imaginármelo a él escribiéndola.

Nessie:

Sé que te extrañaré y mucho. Extrañaré jugar contigo y contarte cuentos de mis antepasados. Extrañaré ir a buscarte en el claro para poder jugar a escondidas de tus padres ya que no me querían contigo sin ellos presentes. Con solo acordarme me da alegría y un fuerte dolor en el pecho, porque lo tengo vacio, ya que en unas de tus maletas debe de estar escondido mi corazón, esperando a que lo busques. Ya sé cómo se sentía tu madre cuando se fue Edward. Solo quiero que sepas que en esta carta quiero dejarte el poco amor que me queda, ya que tú te lo llevaste todo.

Siempre te amare, nunca lo dudes. Sé que me pase de la raya en pensar cosas que no tenía cuando eras pequeña y sé que me merecía todos insultos y golpes de tus padres y familia. Pero quiero que sepas que me pueden hacer lo que sea y nunca dejare de amarte y protegerte. Me puedes insultar, todo lo que quieras, pero te perdonaré. Siempre te esperare porque yo se que en cualquier momento tu saldrás corriendo por el bosque… conmigo. Cuando salga el sol me dolerá porque será otro día sin ti. Pero tendré que acostumbrarme a tu ausencia. Pero no será mucha la espera, porque espero que en cuanto leas esta carta te acuerdes de mi no como el amigo que siempre fui, si no como el hombre que te estuvo esperando todos estos años.

Te ama

Jacob Black

martes, 15 de junio de 2010

9.1 Descubrimiento


Me levante antes que todos. Había dormido unas tres horas más o menos. Me pare con cuidado para no despertar a Jake y me fui a sentar en la cama. No dejaba de pensar en cómo me iba a presentar con los padrinos de Jake. ¿Qué dirían ellos de mí? Que soy una problemática, a lo mejor. No podía dejar de pensar en ellos, por más que intentaba. No podía dejar de pensar en este problema. Me sentía muy mal, por todo lo que le estaba haciendo pasar a Jake. Pero a la misma vez hacia esto por nosotros para poder vivir bien, juntos. También logre pensar en que íbamos hacer nosotros con Paul y Rachel. Cerré los ojos para despejarme, cada paso que daba con Jake era más peligroso para nosotros. Cada vez que pienso en todo siento que mi cabeza va a estallar pronto, es como si nunca tuviera un descanso en esto.

-Buenos días, ¿Cómo amaneciste?- brinqué cuando lo escuche, el me miro divertido pero aun tenía la cara hinchada. Después de estirarse se sentó a mi lado.

-Bien, un poco preocupada por lo de hoy pero bien. ¿Y tú?-

- Si, excelente. Nunca en mi vida había dormido como un perro. Pero que se puede hacer.- dijo masajeándose el cuello.

-Pero si yo dormí contigo.-

-Sí, eso fue lo mejor. De no ser por ti yo creo que me hubiera dañado todos mis huesos.-

-Exagerado.-

Nos terminamos de levantar, recogimos todas las sabanas y colchas para dejarlas en una esquina. Deje que Jake se bañara primero para poder avanzar, mientras esperaba mi turno recogí el resto del cuarto y parte de las maletas. Cuando Jake termino salió con una toalla amarrada a la cintura. Me tocaba a mí el baño. Me metí antes que me diera la tentación y notara mi sonrojo. Cuando termine estaba pensando en que ropa me iba a poner. Me puse una bata encima para buscar bien. Jake aun estaba en toalla. Pero no iba a conseguir que me derritiera en frente del.

-¿Qué esperas para vestirte?- pregunte mientras me desenredaba el cabello.

-No sé que ponerme.- decía acercándose a un espejo con un mazo de camisas. No pude soltar una risita, pero se veía cómico y más con esa carita de desesperado.

-Yo te ayudo.- deje el cepillo en la cama y me acerque a la maleta de mano que tenía yo. Saque una bolsa de plástico donde se encontraba una polo gris y unos pantalones negros.- Te puedes poner los tennis si quieres.- dije mientras se las daba.

-¿Se puedes saber, mi carameloncito, de donde sacaste esta ropa? Que yo recuerde no nos hemos parado en un centro comercial.-

-Bueno es una de las cosas que había comprado para Charlie. Lo quería llevar a comer a fuera, claro que con Sue, pero las cosas no salieron como quería.- el me miro por un momento, después me devolvió la ropa.- No Jake, póntela. Además a mi abuelo no le van esos colores. Póntela, te veras hermoso.-

-Está bien ¿Pero quién te dijo que estos colores me van?- yo empecé a reírme, el se fue a lavarse los dientes por segunda. Cogí las camisas que Jake había sacado y las guarde otra vez. Iba a apurar a Jake cuando tocaron la puerta.

-¿Esperas a alguien Jake?- pregunte alejándome de la cama y dando unos pasos hacia el baño.

-No que yo recuerde.- camine hasta la puerta, pregunte quien era hasta escuchar la voz desesperada de Paul, cuando le abrí Rachel y él entraron con todas sus maletas.- ¿Pero que hacen?-

-Tenemos que irnos.-decía Rachel asustada.

-¿Pero porque?-pregunte un poco nerviosa

-Solo hagan caso, ya este lugar no es seguro.-

-¿Seguro? ¿De qué diablos están hablando?- pregunto Jake parándose a mi lado.

-Ayer, bueno mejor dicho hoy en la madrugada cuando estábamos discutiendo y la señora Anderson nos regaño y fuimos a los cuartos. Pues a mí se me quedo mi abrigo y baje para buscarlo. Cuando baje escuche a los vecinos hablando con la señora Anderson. Decían que tenían que secuestrar a una muchacha para después pedir rescate. Jesica decía: la muchacha la tal Nessie se parece a la muchacha de la foto- termino Paul

-Paul no te entiendo, puedes hablar más claro.-dijo Jake aguantándome la mano.

-Al parecer los chupasangre han puesto anuncios por Internet sobre su hija pérdida. – dejé de sentir mis piernas, todo me daba vueltas y mire a Jake quien estaba con la mirada perdida.- No y lo peor es que se obsesionaron con Jake. La señora Anderson dijo que Jake también tendría que ver en algo en todo este problema. Ella decía que te iba a pedir dinero por ti para saber que le ofrecían- agrego Rachel.

-No lo puedo creer.- yo estaba en mas que sorprendida. Paul se puso al frente de nosotros con un papel doblado a la mitad.

-Sabia que le gustaría ver el papel así que aquí esta.- Jake reacciono y lo cogió antes que yo lo hiciera- Es la copia que ellos tenían.-

-Se busca esta muchacha. Se perdió hace unos días. La recompensa es de 100,000 dólares en efectivo. Ella se llama Renesmee Carlie Cullen Swan. Esperamos sus llamadas. – Jake dio un gran suspiro antes de hablar.- No lo puedo creer, porque no salgo yo.-

-No lo sé. A lo mejor tu padre hablo con ellos y los hizo entender.- trate de yo misma creer en mis palabras. Pero también era extraño.

-Chicos se que están un poco desconsentidos por la noticia pero tenemos que huir.- decía Rachel muy nerviosa

-Está bien, Jake y yo vamos a vestirnos primero. Jake ve tu primero a lo que yo busco ropa.-

Rachel y Paul se quedaron en la cama sentados. Yo saque un traje como para ir a la playa y unas chancletas. En cambio Jake se puso un pantalón corto, una ticher y los tenis, para poder vestirse más rápido. Después de sacar mi ropa, guarde la de Jake y empaque la del otro día y las batas y también los demás zapatos. Le saque un jaquet a Jake y uno para mí. Jake había terminado en el baño y yo entre, me vestí y me hice un moño. Al salir busque la maleta donde tenía el dinero y saque una cantidad que ayudaba para poder regresar a Forks.

-Bueno, tomen.-le di el dinero un poco nerviosa, apenas podía creer que esas personas fueran tan ambiciosas.- Es para que se puedan ir de este lugar y si es necesario para que vuelvan a Forks. – saque otra cantidad y la deje encima de la mesita de noche.

-Gracias, pero ¿A dónde ustedes van a ir?- pregunto Rachel mientras Paul guardaba el dinero en una de las maletas.

-A casa de los padrinos de Nessie. Es que Nessie hace mucho tiempo que no los ve y bueno aprovecharemos el tiempo.- cuando Jake dijo eso Paul lo miro- Ahh, Paul no digas nada de que nos vistes, si. Por favor y cuida a mi hermana.-

-Claro, que sí. No le diré a nadie de todo esto. Y cuidare a tu hermana como a mi vida-

- Toma, es el teléfono en donde nos vamos a encontrar- decía dándole un papel con el número escrito.- Llama en cuanto estén en un hotel o lo que sea.- decía Jake mirando a su hermana.

-No te preocupes.-

Hicimos un plan en cómo íbamos a salir de ese lugar. Primero tiramos las maletas al piso, por la ventana. Paul se tiro primero, abrió ambos carros y metió las maletas de cada quien en el carro que le correspondía. Jake se tiro para ayudarlo. Después nos tacaba a Rachel y a mí, pero en cuanto nos íbamos a tirar la señora Anderson toco la puerta.

-Buenos días.- decía del otro lado de la puerta. -Hola, ¿Hay alguien adentro? ¿Ya se despertaron?- decía abriendo la puerta la dueña de la casa.

-Rachel salta.- dije casi gritando.

- ¡¿Qué?!- la jale y caímos ambas. Gracias al cielo que lo hicimos encima de nuestros chicos.

-Pero ustedes deben hacer dieta saben.- dijo Paul quejándose.

-Corran.-dijo Jake ayudándome a levantarme

-Sin vergüenzas, vuelvan. Pillos, son unos pillos de primera.- gritaba tanto que pensaba que se le iban a caer la caja de dientes. Pero me imaginaba que ella iba a encontrar la paga en la mesa de noche. Cuando arrancamos nos paramos en un restaurante pera desayunar. Yo no dejaba de aguantar a Jake, era mi base para no caerme. Aun pensaba en todo lo que sucedió hace unos minutos atrás. Después de pedir y comer, lo que no me hizo casi nada, Rachel fue al baño.

-Dios, me comería un venado.- dije mientras se me hacia agua la boca.

-Cariño, acuérdate que mi hermana no sabe nada de lo que tú eres. Ella no puede tampoco ir con nosotros a cazar.-

-Mi cachorro yo no he casado desde que llegue a Forks. Necesito cazar para tener fuerzas, sabes que lo necesito.-

-Está bien, vamos después que Rachel y Paul se vallan a pasear.-

Cuando terminamos de desayunar lo tortolitos se fueron a un hotel que estaba cerca para reservar los cuartos. Mientras ellos reservaban nosotros discretamente fuimos a un bosque que estaba cerca.