Agua para Elefantes

Loading...

Gracias..!

Gracias..!
Les quiero agradecer a todas las personas que leen mi historia. Me siento muy feliz de que sea de su agrado. Quiero disculparme por tardar en publicar, pero ahora no teng mucho tiempo. La escuela comenzó y me atraza en poder publicar. Espero que les agrade el curso que esta tomando la historia, cualquier duda u opinión dejen comentarios. Gracias!
Todos los personajes le pertenecen a Stephanie Meyer, la historia es mia y algunos personajes.

Amigososas

Chicas gracias por todo, ustedes fueron participe de mi decisión de ser este blog. Se lo agradezco mucho. Gracias por estar aquí, apoyándome. Son las mejores y espero hablar con ustedes pronto...

Personajes

Prologo

No lo soportaba más. Tenía muchos escalofríos. Mi conciencia no me dejaba en paz. Mi mano estaba sudando y no dejaba de llorar. Mi familia me había ocultado algo tan apreciado para mí. No podía soltar la carta. La leía una y otra vez. No dejaba de pensar en lo que tuvo que sufrir. No aguante más y la leí en voz alta, para poder imaginármelo a él escribiéndola.

Nessie:

Sé que te extrañaré y mucho. Extrañaré jugar contigo y contarte cuentos de mis antepasados. Extrañaré ir a buscarte en el claro para poder jugar a escondidas de tus padres ya que no me querían contigo sin ellos presentes. Con solo acordarme me da alegría y un fuerte dolor en el pecho, porque lo tengo vacio, ya que en unas de tus maletas debe de estar escondido mi corazón, esperando a que lo busques. Ya sé cómo se sentía tu madre cuando se fue Edward. Solo quiero que sepas que en esta carta quiero dejarte el poco amor que me queda, ya que tú te lo llevaste todo.

Siempre te amare, nunca lo dudes. Sé que me pase de la raya en pensar cosas que no tenía cuando eras pequeña y sé que me merecía todos insultos y golpes de tus padres y familia. Pero quiero que sepas que me pueden hacer lo que sea y nunca dejare de amarte y protegerte. Me puedes insultar, todo lo que quieras, pero te perdonaré. Siempre te esperare porque yo se que en cualquier momento tu saldrás corriendo por el bosque… conmigo. Cuando salga el sol me dolerá porque será otro día sin ti. Pero tendré que acostumbrarme a tu ausencia. Pero no será mucha la espera, porque espero que en cuanto leas esta carta te acuerdes de mi no como el amigo que siempre fui, si no como el hombre que te estuvo esperando todos estos años.

Te ama

Jacob Black

jueves, 24 de diciembre de 2009

2.5 Llamada





-Mi amor ¿Cómo estás y como te ha ido?-

-Bien estoy en casa de mi abuelo viendo un partido de futbol.- no sé porque me imaginaba a mi familia alrededor de mi madre para escuchar los que iba a contestar yo. Toda mi familia estaba preocupada porque a lo mejor mi tía no veía a mi abuelo. Y cuando ella me iba hablar Seth, mi abuelo y Leah estaban gritando.- Ves, perece que es el último juego de la temporada.-

-Hay cariño te extrañamos mucho. Todos te extrañamos, a tu abuela Esme extraña hacerte comida, tu tía Alice extraña hacer compras contigo, Rosalie extraña pasear contigo por la ciudad, tu abuelo extraña enseñarte cosas de medicina y tu…-

-Y yo extraño salir a cazar contigo.- dijo mi padre y pude escuchar cómo le entregaban el teléfono.

-Hola papá.- trate de que mi tono sonara igual y cuando mi madre me contesto.

-Ahí mi tesoro ya vuelve.-

-Padre acabo de llegar.-

-¿Y qué has hecho? Además de extrañar cazar con nosotros.-

-Bueno hoy nada y ayer lo que hice fue desempacar. Pero mañana iré yo sola a ver Forks. Yo misma me hare un tour. ¿Y tu que has hecho y los demás?-

-Ahh nada. Ayer que fue nuestro primer día sin ti y vimos todos los videos que hemos grabado tuyos y hemos estado de luto.-

-Tú eres muy exagerado.- mi padre estaba riéndose y escuche a mi tía Rosalie.

“Bella de verdad, esa hija tuya es muy apegada a su padre. Es como si tu no existiera.”

“Prefiero mil veces que sea apegada a Edward que a una persona con mala influencia.”

“¿de tu parte? Puede ser, al menos con tu don de ocasionar problemas…” – no soportaba esas peleas así que actué.

-Dile a Bella que la quiero mucho y que también la extraño. Y el abuelo Charlie también la extraña, le manda saludos.-

-Claro amor, se lo diré.- ya me sentía bien en cuanto lo dije pero escuche a mi padre diciendo

“Rose la próxima vez te callas sí. Ella quiere a su madre. Así que te aguantas por qué te guste o no Bella es su madre”.

-Pueden esperar a que cuelgue para que peleen.-

-Perdón amor, pero tu sabes que tu tía me saca de quicios. Pero cuéntame, ¿Que ha pasado por allá?-

-Bueno me dijo Seth que en el hospital estaban todos tristes porque se fue abuelo y que en la Push hicieron una fiesta que duro casi una semana por la mudanza de nosotros.-

-Me gustaría verles la cara si llegamos a regresar.- en esos momentos había un silencio entre nosotros dos y no podía negar que me emocione al escucharlo. Aunque sabía que lo decía para bromear.

-Papa.-

-¿Si?-

-Mi abuelo me conto que Mike Newton se caso con Jesica, y harán una fiesta de aniversario.- me calle para darle un poco de suspenso.

-¿Se casó con Jesica? no lo puedo creer. Pobre ¿Y cuántos años cumplen?-

-Ahh cinco años más o menos.-

-Por favor si tu madre y yo cumplimos más que ellos y no hemos celebrado nada.-

-Porque no quieren y además podrán celebrar 100 años y no hacen fiesta. Deberías de celebrar un poco.-

-No lo sé. Creo que mejor me espero a tu boda.-

-Ni lo pienses.- se empezó a reír.

-Te extraño amor. Si pasa cualquier cosa nos llamas.-

-Claro, los quiero a todos, manda el mensaje.-

-El cartero los mandara enseguida ¿Cómo va a pagar con besos o abrazos?-

-Creo que con besos. Ya, bueno papá nos vemos. Mañana llamo para contarles sobre mi tour.-

-Si mi tesoro, cuídate.- estuve a punto de colgar hasta que el hablo rápidamente para detenerme.- Ahh y tu abuela dice que te acuerdes que no comas nada después de las 6:00.-

-Si.-

-Te quiero con toda el alma.-

-Yo también.-

-Adiós.-

Cuando colgué me dieron ganas de llorar, pero me aguante. Era muy sentimental y más cuando se trataba de mi familia. Los quería demasiado y daría la vida por todos ellos.


domingo, 13 de diciembre de 2009

2.4 Parecido


Me fui a mi cuarto. Estaba enojada con él. No podía creer que Jacob en vez de disculparse conmigo estuviera pendiente en comer. Hablando de comer, tenía hambre no había desayunado, pero no podía bajar y darle explicaciones al resto de la familia. Así que decidí esperar a que fuera bien de noche para bajar y por lo menos comerme un emparedado. La espera se me hizo eterna y cuando no escuchaba el televisor era que le bajaban el volumen. No soporte mas así que baje, como quiera Charlie iba a preguntarme qué había pasado. Viéndome en el espejo conté hasta tres y salí del cuarto. Tuve precaución en bajar las escaleras.
-Renesmee al fin que te veo. Llegue a pensar que te habías ido de la casa.-
-No abuelo, es que me quede dormida.- dije poniendo mi mano en mi cabeza. Después la baje y las puse en mi bolsillo.
-Renesmee me puedes decir ¿Por qué el mantecado y las fresas está en la basura? Parece una batida.- me pregunto Leah.
-Bueno…-
-Leah ya te dije lo que paso.- dijo Seth entrando por la puesta de atrás.- Nessie y yo íbamos a preparar una batida y el mantecado parece que se quedo abierto y sabia horrible y las fresas estaban podrías.-
-Si, como sea. Es que quería escuchar su versión.-
-Pues te quedaste con las ganas.- Seth se sentó en la mesa y yo me senté a su lado.
-Gracias.- le susurré
-De nada.- me contestó
-Bueno y ¿Dónde está el masoquista?- le pregunté, buscándolo con la mirada.
-Se fue, cuando tu subiste al cuarto se levanto como si nada y se fue. Pero se llevo en una toalla pequeña con hielo.-
Sue sirvió la cena, Leah se fue para la terraza. Yo me sentía una comelona ya que estaba repitiendo por segunda vez. Pero tenía hambre, nunca en casa había comido tanta comida humana. Esta vez yo ayude a Sue a recoger los platos y fregarlos.
-Estas muy grande. Te pareces a tu madre, pero no puedo negar que tienes algo de tu padre.- Me comentó Sue mientras limpiábamos.
-¿Cómo sabe que tengo algo de mi padre, usted lo ha visto?-
-Bueno tienes de Bella y me imagino que en lo que no te pareces a ella son cualidades de él.- la mire y estaba sorprendida.- Charlie me enseño unas fotos de la boda.-
-Bueno, sabes eres la primera que me dices que tengo cualidades de mi padre. Todos me han dicho que soy pura madre.-
-No importa a quien te parezca. Lo importante es que tienes a dos padres que están dispuestos a morir por ti.- esas palabras me llegaron al corazón, hasta me dieron ganas de llamarlos, por cierto lo tenía que hacer porque si no mañana estarán aquí.
-Gracias Sue.-
-Es un placer.-
-Sabes todo el mundo me dice que me parezco a mi madre pero me encanta estar con mi padre. Me identifico mas con él, no sé. No es que no la quiera, porque daría la vida por ella, pero ella es más firme con cosas de la escuela, deberes y eso.-
-Bueno eso es normal, mira Leah era más pegada a mi difunto esposo. Ella y Harry hacían bromas y todas esas cosas. En cambio Seth, el prefirió estar conmigo. Siempre me ayudaba y siempre cuando nos íbamos de vacaciones él tenía que estar conmigo.-
Ambas nos empezamos a reír, Sue me estaba contando las travesuras que le hacia Leah a Seth y el a ella. Al terminar ella se sentó al lado de mi abuelo, pero no paso unos minutos y volvió a la cocina a preparar aperitivos para cuando empezara el juego. Yo me quede sentada hasta que me acorde de llamar a mis padres. Pero en realidad estaba pensando lo que me había pasado por la mañana. No podía creer que pudimos bajar ambos por esas escaleras. Debía de dejar de pensar en eso, si quería ser fuerte. Tenía que olvidarme de todo esto. No aguante más, me tenía que ir. Mi abuelo interrumpió mis pensamientos.
- El juego es el final y tenemos que esperar que llegue Billy con Jacob.- No, no porque mi abuelo me hace esto- pensé
-Abuelo tengo que llamar a mis padres.- en cuanto lo dije Leah puso una cara de asco.
-Pues llámalos y después vuelves.- me dijo
-Está bien, ahora vuelvo.- estaba enojada, no me gustaba que me obligaran hacer cosas que no quería, pero tenía que. Porque yo vine para pasar el tiempo máximo con mi abuelo. Estaba aturdida salí para afuera y saque el teléfono. Cuando marqué noté que mis manos estaban temblando. El celular sonaba y sonaba y cuando decidí colgar lo contestaron y era Bella.






jueves, 3 de diciembre de 2009

2.3 Desesperación


Paso como una hora y el no se despertaba. Me iba a dar un ataque. Si a Jake le pasaba algo malo me iba a quedar con toda la culpa. Si yo hubiera puesto el seguro a la puerta nada de esto hubiera pasado. O si me hubiera quedado durmiendo en mi cuarto tampoco hubiera pasado nada de nada. Ahh ¿Porque tenía el que estar hoy en casa? Hubiera preferido encontrarme con Leah que con él. La angustia me estaba matando. Este hombre no despertaba y Seth está sentado el frente de el comiendo mantecado como si estuviéramos esperando que Jacob se levantara de su siesta. .
-Seth, no se despierta.- me estaba desesperando.
-Ten paciencia Nessie.- me lo decía como toda la paciencia que yo no tenía.
-Paciencia. Quieres que tenga paciencia…- respire y dirigí mi mirada a él.- Hemos esperado una hora, una hora es mucho.- cuando me iba a volver a sentar escuche un gemido
-Ahh, ¿Qué paso?- dijo Jake tocándose la cabeza.
-Bueno tu y Nessie se resbalaron y cayeron por las escaleras.- Seth se paro pero aun estaba mirando el vaso con mantecado.
-¿Nessie, está bien?- pregunto poniendo su mano en la cabeza.
-Ella está aquí.- contestó Seth
-Sí, si yo estoy bien. Pero no te preocupes por mí, tu estas peor que yo.- “estas peor que yo” Renesmee Carlie Cullen Sawn eres una idiota, tantas cosas que le puede haber dicho y lo primero que se me ocurre es “estas peor que yo”. Eres una tonta.
– Pero no te preocupes, solo descansa. Sue llegara ya mismo. Se tardo porque fue a dejarle comida a tu padre, ya viene de camino para que comas algo.- el me miro a los ojos. Me perdí en ellos, como me hubiera gustado tener el don de mi padre, me daba mucha curiosidad saber que estaba pensando. Pero el empezó a concentrarse, como si estuviera procurándose de todo los olores de la sala.
-Jake mamá se tardara un poco ¿quieres que te dé un poco de mantecado? – dijo Seth metiéndose un gran cucharon de mantecado.
-¿Sera mucho pedir? - dijo señalando el vaso que tenia Seth.
-Jacob Black te caíste de unas escaleras. ¿Cómo quieres comer mantecado?- lo regañé
-Tengo hambre.-
-Bueno Seth tráele unas frutas. Me parece que en la nevera hay unas fresas. El mantecado es un aperitivo, no una comida.-
-No, Seth no tráeme mantecado.- comenzó a fastidiarme
-Seth, le traes las frutas. Sue llegara en cualquier momento, espera a que llegue y come lo que ella vaya a preparar.-
-Seth no.- persistía
- Seth las frutas y punto.- culminé
-Nessie será un poco de mantecado nada más.-
-Seth no me ayudes tanto.- le dije
-¿Por qué no hacen mejor una batida con ambos?- Jake y yo lo miramos con un poco de asco y él se hecho para atrás.
-Nessie perdón pero no se qué diantres te dan de comer en tu casa. Pero este es mi estomago y yo como lo que yo quiero.-
-Mira Jacob Black, por no haber tocado la puerta paso todo esto. Así que o comes las frutas o no comas nada.-
-Ah sí, ¿Y cómo lo piensas hacer?-
-¿Me estas retando?- ya me comenzaba a molestar
-Tómalo como quieras.-
-Bueno.- corrí hasta la cocina y abrí la nevera. Jake me siguió y trato de pararme. Tenía el mantecado en las manos. Cogí una cuchara y me acerque a la basura.
-Nessie dámelo.- me gritó
-Lo quieres, pues búscalo.- lo tiré en la basura.
-Así es la cosa.- el se dirigió a la nevera y cogió todas las fresas.- Bueno, ojo por ojo.- lo tiró sin pensarlo dos veces. Nuestros cuerpos estaban unidos, el de él estaba justo al lado de la basura y el mío al frente de su pecho. Mis manos estaban en mi cintura y las del las tenía a bajo.
-Ya basta ustedes dos. Me tienen cansado, parecen niños. Compórtense como adultos, son mayores cuando les conviene, si tienen la edad suficiente y son responsables cuando se trata de beber sangre o matar vampiros malos.- Jake y yo nos miramos y nos alejamos uno del otro.- Se supone que sea yo quien este al mando porque ustedes fueron los que se cayeron. Así que van hacer esto. Primero Jake vuelve al sillón y Nessie retírate a tu recamara. Segundo llamaré a mi madre para que compre mantecado y fresas. Muévanse que no tengo todo el día.- nos ordenó Seth
-Ahh, dile a Sue que perdón por lo que hice si.- me sentí pésima, hubiera dejado que Jake se lo atragantara.
-Sí, llámala y dile que compre mas mantecado.- concluyó Jake
Como le gusta enojarme. Odiaba eso de los hombres.

jueves, 26 de noviembre de 2009

2.2 Accidente



Mi corazón latía a millón. Por poco me iba a dar un ataque. Además de estar alterada estaba avergonzada. Que ganas tenía de tirarlo por las escaleras. Me vestí y me desenrede el cabello y respire profundamente antes de salir, lo hice como tres veces. Recogí mis cosas y salí corriendo pero él estaba parado al lado de la puerta y me sorprendió y para colmo me resbalé con agua que había en el suelo por su culpa.
-Nes…- Ambos caímos por las escaleras. No sé cómo, pero bajamos por esas escaleras rodando. Cuando dije lo de tirarlo por las escaleras los planes no me incluían a mi.-
-¿Qué más me puede pasar hoy?- fue lo primero que llegue a decir.
-¡Jake! ¡Nessie! ¿Están bien?- me pude parar. Seth me ayudó porque si no me sacaba, Jake se quedaba ahí.
-Yo estoy bien.- pero Jake no habló.- Jake, Jake despierta.- exclamé
-Nessie creo que esta noqueado.- dijo Seth asustado.
-¿Tú crees?- dudé
-Sí, sí. Bien si esta noqueado se despertara en unos minutos. Parece que se dió en la cabeza con el filo de las escaleras.-
-¿Tú crees?- repetí
-Nessie, el es un licántropo. Y deja de decir “tú crees”.-
-Está bien.-
-Ok, vamos a llevarlo al sillón. Aguántalo por las piernas yo lo aguanto por la cabeza.-
-Seth eres un licántropo, eres más fuerte que yo. Puedes llevarlo tú solo.-
-Lo sé. Pero tú eres una semi-vampira y la semi novia de el.- lo mire y le di una palmada en la cabeza.- Ya esta bien, solo ayúdame sera mas fácil para mi.-
-Seth, es tu mejor amigo.-
-Nessie es el amor de tu vida.-
-Ya, ok te ayudo, pero deja de decir eso, estoy soltera.- el se empezó a reir.
-Vamos, el se ve incomodo.- pero despúes se puso serio.
-Está bien, a la cuanta de tres. Una, dos y tres.- lo levantamos con un poco de dificultad.
-Bueno, vamos a esperar.-
-¿A esperar? ¿Vamos a esperar? Seth por poco se rompe la cabeza.- repliqué
-Nessie, no exageres es un licántropo. Si no te puedes calmar vete, me pondrás más nervioso.- me dijo fuertemente, pero no me fui.

jueves, 19 de noviembre de 2009

2.1 Primer Intento


No quería despertar. Quería quedarme en la cama durmiendo. Pero después iba a tener a Charlie tocando la puerta de mi cuarto hasta que saliera. Así que me levante sin ánimos. Busqué ropa y salí hacia el baño, Charlie se había ido al trabajo, solo le quedaban unos años para su retiro. El llegaba más temprano al trabajo, ya que me levanté a la hora que se suponía que se levantara. Me bañé con agua caliente que me relaja mucho. Cerré los ojos y me imaginé que toda la familia volviendo a casa. Todos felices, juntos y sin discusiones. Todos juntos los vampiros con los licántropos. Estaba relajada hasta que sentí que alguien abrió la puerta era Jake. Y empecé a gritar.
-Haaa.-
-¡Nessie!- dijo sorprendido, se viro y se dio con la puerta. -Cállate, por favor.- dijo de espalda.
-¿Qué haces aquí?- dije histérica.
-¿Qué heces tu aquí? Se supone que estuvieras durmiendo.- yo me quede callada.- Por favor ponte algo para poder explicarte de frente si.-
-Está bien, espera yo te digo cuando te vires.- rápido cogí una bata toalla.- Ya puedes virarte.
-Está bien.-
-Ahora dime ¿Qué haces aquí?-
-Es que llegue muy temprano para ayudar a Seth a traerle unas cosas a Sue que les faltaban.- me explicó
-¿Y qué haces en el baño? ¿Tu no tienes casa?- dije gritando.
-Claro que tengo casa…, y puedes bajar la voz. Todo el pueblo se va a enterar.-
-Explícate.-
-Después que terminé iba aprovechar para bañarme antes de ir a casa. Seth me iba a prestar ropa. Ahora tu dime ¿qué haces tan temprano despierta?-
-Yo quería estar con mi abuelo y ayudarlo, quería verlo. Pero se adelantó y cuando me levanté el ya se había ido y aproveché que estaba despierta y decidí darme un baño.- dije la última palabra muy alto.
-Ya viste que fácil fue, ya ambos sabemos la razón de porque estamos aquí.-
- Tienes toda la razón, ya sé que en estos tiempos los hombres no tocan la puerta antes de entrar. Ahora sal para que yo pueda terminar de vestirme.-
-Ya me voy.- dijo muy serio y cuando salió tiro muy fuerte la puerta.

lunes, 9 de noviembre de 2009

1.3 Amistad



No sé porque en cuanto llegó el me sentí en casa, como si él fuera como mi hermano protector. Como me encantaría tener uno.
-¿Te sientes bien?-
-Si claro- mientras él se sentaba yo ponía mi silla un poco hacia él para poder hablar mejor- ¿Cómo has estado Seth?-
-Bien, aguantando a mí hermana casi todo el tiempo, ayudando a mi madre a recoger la casa y en la remodelación. Ahh y no se me podía olvidar, he pasado casi todo el tiempo con Jake.-
-¿Y qué ha pasado por aquí?- dije con un tono de que me daba igual si me dijera, aunque me moría por saber.
-Nada, en la Push hicieron una fiesta que duro casi una semana por la mudanza de ustedes, pero si Bill el padre de Jake no le hubiera dicho que ellos no eran los únicos vampiros en el mundo y que en cualquier momento podrían venir mas estuvieran celebrando todavía.-
-Eres un exagerado.-
-Bueno todos en el hospital se pusieron tristes por que el Doctor Carlisle se fue y bueno creo que es todo lo que ha pasado.-
-Hablando de la mudanza ¿tú y Leah se van a mudar aquí?-
-Si, no cabemos. Y como quiera hay que dejarles espacio a Charlie y a mi madre. Me quedo en mi casa, con Leah. Pero ella viene para acá todos los días. Así que si te la encuentras no te vayas asustar.-
-Eres muy gracioso Seth. Como me hubiera gustado por lo menos tener un amigo como tu. Porque un hermano como tu sería bonito. Creo que es lo único que le envidio a Leah.-
-Gracias. Lo que me molesta de ella es que me sobreprotege mucho. Pero aún la quiero.-
-Me alegro que te encuentres bien Seth, sabes eres el primero con quien he hablado sin mentir y me gusta, sabes sin ninguna preocupación de decir algo indebido. Gracias.-
-Es un gusto.-
-Te ves bien. Creo que todas las muchachas de por aquí están pendientes de ti.-
-Claro que están locas por mí. Tanto que se ponen celosa hasta por mi hermana. Ahh pero aún no supero a Jake. A él las muchachas le llevan hasta comida a Billy y son amigas de Rachel. Pero pronto le voy a ganar.- no podía creer eso pero tenía que respirar, no podía salir de mis casillas.
-Bueno te deseo toda la suerte.-
-Gracias.-
-Seth, el juego ya empezó.- le dijo Leah muy seria.
-Ahh, me gustó hablar contigo.-
-Igualmente Seth.-
-Seth, te vas a perder el principio del juego.-
-Está bien, buenas noches Nessie.-
-Buenas noches.-
Como iba a soportar a Leah, teniéndola todos los días en casa, que insoportable iba ser. Todos he incluyendo a Leah estaban viendo el juego. Sue estaba terminando de recoger la cocina. Así que lo que podía hacer era retirarme a mi cuarto.
-Bueno fue una noche hermosa y la cena estuvo muy rica, pero estoy muy cansada del viaje, así que me voy acostar. Buenas Noches- dije casi retirándome de la cocina.
-Ohh, ok buenas noches- dijo mi abuelo con la mirada hacia la televisión
-Buenas noches y gracias, me encanto que te gustara mi cena.- me agradeció Sue.
-No gracias a ti.-
Pero Jake se acerco para darme un abrazo y en el oído me murmuro: Que sueñes con los angelitos. Cuando subí las escaleras me sentía confundida más de lo que estaba pero no iba a bajar para preguntarle porque me hacia esto. Así que subí sin mirar a atras. Me dirigí a mi cuarto, en cuanto entre me dio un escalofrío. No sabía porque me dio pero no me iba a quedar parada para examinar en mi mente que había pasado allá abajo. Me cambie de ropa, me puse una piyama de seda y cerré los ojos tratando de no pensar en el.

martes, 13 de octubre de 2009

1.2 Charla



Cuando me dejo a solas, me quede pensando que en este cuarto mi madre soñó con mi padre. También me imaginaba que mi padre la visitaba a escondidas de mi abuelo Charlie. Porque desde que tengo conciencia mi abuelo aun no le tenía la confianza que le tenía que tener a mi padre.
Había desempacado una maleta, estaba admirando el cuarto que nunca mi abuelo lo había cambiado. Me encantaba quedarme con mi abuelo. Era tan tranquilizante sentarme sin estar preocupada de que mi padre me estuviera leyendo la mente cada 5 minutos, pero como quiera lo extrañaba. Después de bañarme y de vestirme escuche un ruido en la cocina. Me mire en el espejo para retocarme antes de bajar. Bajé para ver qué pasaba, pero me encontré con la persona con la que aún no había practicado una charla al frente del espejo.
-Renesmee, tenías que esperar un poco más, aurinastés mi sorpresa.-dijo Charlie un poco enojado
Estaban la manada de Jacob. Seth estaba viendo el televisor, Leah estaba ayudando a su madre a cocinar y Jake estaba a pocos centímetros de mí.
-Perdón, es que escuche un ruido en la cocina y quería saber que había pasado.- me sentía nerviosa y un poco tonta
-Está como su madre. No puede esperar. -dijo Jake
Estaba en shock. ¿Qué debería hacer para no sonar nerviosa frente de Jake y más con todo un público? Pero tampoco le iba a dar el gusto de hacerme parecer una tonta. Podría parecerme a mi madre pero creo que tengo un poco de mi padre Edward. Podía enfrentarlos, tener paciencia. Nos sentamos en una mesa que me suponía que era nueva. Tenía 6 asientos. Me senté al lado de mi abuelo y en la esquina Sue. Al frente tenia a Jake y a Seth. Y en la otra esquina estaba Leah al lado de Jake. Empezamos a comer, todos estábamos callados. Hasta que alguien parece que no soporto el silencio.
-¿Cómo está la familia? – pregunto Seth
-Bien, Carlisle encontró trabajo en un hospital importante, mis tíos y tías están paseando y buscando que hacer y mi padre esta buscándome una universidad para ir en otoño.-
-¿Y donde se están quedando?- me pregunto Charlie.
-Bueno en Maine. Es que papá quería buscar un lugar que se pareciera a Forks por mamá ya que iba a extrañar y decidió ese lugar.-
-¿Pero a ella no le gustaba Phoenix?- dijo Leah metiéndose un pedazo de panecillo.
-Sí pero ella se acostumbro aquí y la familia también quería un lugar le recordara a Forks.-
-¿Y tu mamá?-pregunto Jake. Me dieron unas ganas de decirle que estaba todos los días despeinada y que siempre se la pasaba con mi padre en el cuarto. Que casi ni la veía, y que a veces no me dejaban dormir. Pero me tenía que aguantar ya que a nadie más excepto el le importaba.
No quería que él fuera quien me preguntara por Bella. Pero la vida a veces es injusta.
-Ella está bien, quiere trabajar, pero quiere pasar más tiempo conmigo y bueno ella y mi padre son mis tutores. Es que no puedo quedarme en una escuela, porque…- y me acorde de que Charlie no sabía nada de lo que yo era- No me gustaban y las muchachas siempre que iba un varón de mi familia se ponían un poco estúpidas. Querían ser mis amigas por solo eso y no lo soportaba. También me encantaba estar en casa con toda la familia enseñándome.-
-Ahh ¿Y no sabes en que universidad iras? –dijo Jake
Me pregunté qué cuestionario me estaba haciendo Jacob en estos momentos, y que le importaba a que universidad iba a ir. Me dio ganas de preguntarle porque, pero no quería seguir con ese juego.
-Deja de preguntarle, no vez que acaba de llegar de un viaje largo.-dijo Leah
Por un momento le agradecí en mi mente, pero creo que estaba enojada de que yo estuviera bajo el mismo techo que ella.
No me sentía muy bien estaba cansada del viaje y no soportaba la mirada indirecta de Leah hacia mí y por otro lado a Jake mirándome como si fuera la única persona que estaba en esa casa. Me sentía incomoda, creo que comprendí a mi madre cuando me contó, que cuando estaba con mi padre mi tía Rosalie la miraba con ganas de tirarla de un risco o comérsela. Cuando terminé estaba muy seria, Leah me miraba mal, Jake estaba pendiente a Leah. Noté que le hacía señas de que me dejara. Pero en cambio Seth me miró y se rió conmigo. Cuando Leah y Sue recogieron los platos me dirigí hacia la parte trasera de la casa. Estaba sentada y de repente Seth llegó.

martes, 22 de septiembre de 2009

1.1 El Regreso




No sabía qué hacer en mi vida en estos momentos. Mi corazón estaba dividido, una parte de mi estaba mi familia, mis padres y las normas que debía seguir… La otra parte, estaba el amor de mi vida, que aunque una pequeña parte de mi lo odiaba. Ya que el amor de su vida, antes había sido mi madre. Pero lo quería y me hacía pensar en romper todas las reglas y abandonar toda mi familia. También tenía miedo en que si me quedaba con él, lo mataría mi padre o su manada o tal vez mi madre, no lo sé, pero harían cualquier cosa por separarnos. Y si me quedaba con él a lo mejor me volvería loca sin poder ver a mi familia. Me sentía confundida.
Así que pensé que visitar a mi abuelo Charlie, era lo mejor en estos momentos. Había pasado solamente 1 año desde que mis padres e incluyendo toda mi familia decidieron mudarse. Ellos decían que ya la gente iba a notar que no envejecían, que ya habían pasado 10 años, pero yo sabía que parte de la mudanza era por separarme de Jacob. Yo no quería tener una vida así. Tampoco quería coger clases con mis tíos o peor con mis propios padres, pero era imposible eso. No quería que cada ciertos años nos fuéramos y lo peor que nunca íbamos a volver a Forks.
Cuando al fin llegue al lugar en donde nací, donde mis padres se conocieron, donde se casaron, el lugar que ya nunca iba hacer mi hogar. Me sentía un poco nerviosa. No solo porque mi abuelo notara que crecí en muy poco tiempo, si no por encontrarme con el lobo más loco del mundo.
Estaba allí, al frente de la casa de mi abuelo, estaba nublado como siempre y lloviendo levemente. Mi abuelo estaba saliendo de la casa con una sombrilla para recoger el periódico.
-¿Renesmee?-dijo Charlie un poco desorientado
-Hola abuelo, sorpresa.-dije secándome las gotas de agua con un pañuelo.
- Pero muchacha, que rápido has crecido. Creo que me estoy volviendo loco o envejeciendo más rápido. Hace un año estabas entrando a ser una adolecente. –
-Abuelo, pero que cosas dices y no has envejecido, sigues igual.- dije abrazándolo aunque un poco preocupada.
- Está bien. Entra a la casa. Hace frio y está lloviendo y también te ves cansada.-por fin dijo
-Sí, claro.-dije aliviada. Espero que no haya notado el cambio de tono.
- Voy a llevar tu equipaje-
- No, está bien. Yo, las puedo llevar.-
-No y que estaba igual. Si no me dejas ayudarte, sentiré que en serio soy un viejo.- yo me reí y asentí con la cabeza.
Mi abuelo era muy terco. Mis tías me habían hecho el equipaje junto con Bella. No sé porque mis tías me hacia cargar con casi toda la ropa mía. Cuando saque una maleta me acorde a mi padre ya que era de el. Lo quería tanto y lo extrañaba aunque había pasado solamente unas horas, pero me encantaba pasar el máximo tiempo con mi padre. Mas que con Bella. A veces ella se daba cuenta de que me gustaba más la presencia de mi padre y que a veces yo aprovechaba la situación para que no me diera clases. Lo más que me gustaba era cazar con él. El me explicaba cómo hacerlo. Pero la mas que extrañaba era que nos íbamos los tres acampar. Me toque el cuello y se me había olvidado que llevaba puesto un collar que me había dado mi padre. El me lo dio antes de irme, me dijo que era de su madre. Me sentía orgullosa de llevar un collar de mi verdadera abuela. El me dijo que el collar tenía una pulsera, pero que desapareció y el no sabe quien se la pudo llevar. Mi abuelo me asustó porque me dió una palmadita en la espalda. Mi abuelo me ayudó llevando una maleta. Cuando terminé de llevar las maletas a la casa mi abuelo se sentó en una silla. Explicándome donde estaba cada cosa en la casa. Porque supuestamente la había remodelado completa.
-Te vas a quedar en el cuarto de tu madre. No dejé que lo cambiaran, el cuadrito esta igual. Me recuerdo tanto cuando ella decidió quedarse conmigo. Fue el día más feliz de mi vida, hasta hoy que se repitió otra vez.
- Ay, abuelo no digas esas cosas, solo vine a visitarte.-Aunque me encantaría vivir con él. La casa estaba igual aunque supuestamente la había remodelado. Mis últimos recuerdos fueron de las navidades pasadas. Me sentía protegida ahí adentro.
-Está bien, te dejo para que puedas desempacar.-