Agua para Elefantes

Loading...

Gracias..!

Gracias..!
Les quiero agradecer a todas las personas que leen mi historia. Me siento muy feliz de que sea de su agrado. Quiero disculparme por tardar en publicar, pero ahora no teng mucho tiempo. La escuela comenzó y me atraza en poder publicar. Espero que les agrade el curso que esta tomando la historia, cualquier duda u opinión dejen comentarios. Gracias!
Todos los personajes le pertenecen a Stephanie Meyer, la historia es mia y algunos personajes.

Amigososas

Chicas gracias por todo, ustedes fueron participe de mi decisión de ser este blog. Se lo agradezco mucho. Gracias por estar aquí, apoyándome. Son las mejores y espero hablar con ustedes pronto...

Personajes

Prologo

No lo soportaba más. Tenía muchos escalofríos. Mi conciencia no me dejaba en paz. Mi mano estaba sudando y no dejaba de llorar. Mi familia me había ocultado algo tan apreciado para mí. No podía soltar la carta. La leía una y otra vez. No dejaba de pensar en lo que tuvo que sufrir. No aguante más y la leí en voz alta, para poder imaginármelo a él escribiéndola.

Nessie:

Sé que te extrañaré y mucho. Extrañaré jugar contigo y contarte cuentos de mis antepasados. Extrañaré ir a buscarte en el claro para poder jugar a escondidas de tus padres ya que no me querían contigo sin ellos presentes. Con solo acordarme me da alegría y un fuerte dolor en el pecho, porque lo tengo vacio, ya que en unas de tus maletas debe de estar escondido mi corazón, esperando a que lo busques. Ya sé cómo se sentía tu madre cuando se fue Edward. Solo quiero que sepas que en esta carta quiero dejarte el poco amor que me queda, ya que tú te lo llevaste todo.

Siempre te amare, nunca lo dudes. Sé que me pase de la raya en pensar cosas que no tenía cuando eras pequeña y sé que me merecía todos insultos y golpes de tus padres y familia. Pero quiero que sepas que me pueden hacer lo que sea y nunca dejare de amarte y protegerte. Me puedes insultar, todo lo que quieras, pero te perdonaré. Siempre te esperare porque yo se que en cualquier momento tu saldrás corriendo por el bosque… conmigo. Cuando salga el sol me dolerá porque será otro día sin ti. Pero tendré que acostumbrarme a tu ausencia. Pero no será mucha la espera, porque espero que en cuanto leas esta carta te acuerdes de mi no como el amigo que siempre fui, si no como el hombre que te estuvo esperando todos estos años.

Te ama

Jacob Black

jueves, 11 de marzo de 2010

6.2 Indicado


-Te lo dije.- dijo mientras veía a mi abuelo acercarse hasta la ventana del lado de Jake.
-Es una excelente noche, no.- nos dijo Carlisle con las manos aguantando la ventana y mirando al cielo. Lo mire pero era una parte de mi me alegraba de verlo.
-Abuelo, que sorpresa. ¿Cómo estás?- pregunte casi asustada o más bien le pregunte aterrada.
-Bueno estaría mejor si se parquean y se bajan del carro para hablar. -decía mostrándonos el estacionamiento.
-Por supuesto.- dijo Jake. Nos bajamos tomados de manos y el nos estaba esperando en unas sillas de la farmacia. Me senté a su lado y Jake al mío. Carlisle tardo en hablar lo cual me preocupó, hasta que suspiro y comenzó.
-Chicos ya saben todo lo que está sucediendo, no. Tu padre esta histérico y Bella no deja de presionar a Alice para que logre ver algo aunque ella sabe que es inútil. Toda la familia no deja de exigir o dar ideas, me están volviendo loco y a tu abuela ni se los imaginan. Parecemos los locos Adams, se escuchan hasta los suspiros.-
-Hacernos tal pregunta es algo ilógico abuelo. Tu más que nadie sabes la respuesta y estamos dispuestos a enfrentarnos a lo que sea.-dije acomodándome.- Me imagino que viniste a tratar de convencerme de que es un suicidio tratar de salvar el amor que siento por el licántropo que está a mi lado o obligarme a irme contigo, así regresar con la familia. Pero déjame decirte abuelo que no pienso irme contigo ni escucharte. Eh llegado muy lejos y no pienso irme, no me retractarme. Perdón, pero mi felicidad es primero.-
-¿Quién te dijo que los voy a llevar con la familia?- dijo dando un gran suspiro.
-No nos vas a llevar con…-empezó Jake
-Claro que no chicos. No me entrometí con el problema o obsesión de tu padre con tu madre, me voy a entrometer con el de ustedes. Solo quiero saber que estarán bien, procurarme que tomaran las medidas necesarias para tomar las decisiones correctas sobre esto.-
-¿De verdad abuelo? ¿No tienes un micrófono por ahí escondido?-
-No.- dijo riéndose.- De verdad, me voy a quedar callado, solo vine a darle un gran abrazo a mi nieta de parte de su abuela.- dijo parándose.
-Claro abuelo.- lo seguí y lo abrace hasta que empecé a llorar.- Déjame darte algo.- dije virándome buscando papel y un bolígrafo. Trate de escribir lo mejor que pude y rápido. Quise dejarle algo a mi gran abuela, le escribí que la quiero mucho y que me perdonara por no haberme despedido de ella.
-¿Qué haces?- me pregunto Jake.
-Quiero que le des esto a mi abuela, no será lo mismo pero se asemejará bastante.-cuando se la iba a dar me recordé de mi padre.- Espera, ¿y si mi padre te lee la mente?-
-No, cariño. Me llevare a tu abuela a cazar y se la daré. Al regresar pensare en cosas que tu padre no le interesara.-
-¡Abuelo!- me reí junto con él y pude sentir la risa de Jake, lo cual me alegro más.
-Ya, solo bromeaba. Pero mantendré este momento lejos de mi mente, lo prometo.-
-Está bien, toma. – Volví a aguantarme de Jake y me entro curiosidad.- Abuelo, mi abuela sabía que tú me ibas a encontrar, no. Ella sabía lo del dinero.-
-Pues claro, tú sabes muy bien que nunca se le escapa algo.-
-Carlisle muchas gracias por todo. No se preocupe Nessie, yo…-
-No, no me digas nada muchacho. Acuérdate que te conozco más de lo que crees y que te llevas un pedazo de mí. Nessie estará mejor contigo que en casa encerrada.-
-Sí señor, tenga por seguro que la voy a cuidar con toda mi vida.-
-Pero abuelo, mi tía Alice no te va a ver y va a saber que nos en contrastes.- parecía una alarma cada vez que me recordaba de algo.
-No te preocupes tampoco por eso. Estamos en Forks y esta la manada cerca. Ellos están muy alertas por si los encontramos les dé tiempo salvar la vida de su alfa.-
-Me imagino que mi tía Alice la debe de estar pasando fatal.-
-Ni te lo imaginas. Cariño ten mucho cuidado, ambos. El camino a la felicidad siempre para las personas como nosotros es difícil. Pero luchen y verán que valdrá la pena.- después, me dio un beso en la frente y un abrazo.
-Claro, la tendremos.-dijo Jake dándole la mano. Nos despedimos de él por última vez y lo vimos montarse e irse. Me sentía feliz en estos momentos, no me moví hasta que lo perdí de vista. Jake y yo nos volvimos a montar.
Jake me aguanto por el hombro haciéndome caminar, yo aferre mis manos a su cintura. Además que me mantenía caliente era refrescante saber que él está aquí conmigo, como lo estoy yo con él. Cuando encendió el carro supe que empezamos el camino para salvar nuestro amor. Estaba viendo el cielo, la luna, las estrellas, las luces de los carros y de algunas tiendas. Veía las casas que era la base del nido del amor, el hogar de una familia amorosa, algo que yo había perdido por estar con el amor de mi vida y me asustaba no tenerlo con él. En un momento vi a un muchacho y una muchacha, abrazándose y besándose, ver su felicidad era como ver el amor haciendo su trabajo. Así que mire a Jake que guiaba muy atento de no encontrarse con alguien de mi familia o de la manada. Pensé si algún día el y yo seriamos como esa pareja, feliz, relajada como si el mundo no existiera o mejor que el mundo era nada más para nosotros. Me dolía hacer todo lo que estaba haciendo. Parecía una prófuga de la policía, solo faltaba que saliera fotos mías o de Jake diciendo: se buscan, la recompensa de atraparlos a ambos es de 500,000 solo la muchacha 350,000 y solo el muchacho vivo o muerto (vivo, sería lo más recomendable pero si esta muerto tráiganlo como quiera) 300,000. Solo sonreí a tal idea, pero me oculte con mis manos. Seguí pensando en el futuro, en mi futuro, en nuestro futuro. ¿Cómo íbamos a vivir bien? y ¿si sus padrinos no logran salvarnos? Con tan solo pensarlo me daba un ataque de escalofríos. Y en ese momento me acorde que mi cachorrito me debía algunas explicaciones.
-Jake me debes explicaciones ¿Cómo unos vampiros son tus padrinos?-
-Es verdad. Te tengo que explicar de ese problema, pero primero, ¿por qué no comemos algo calientito?- me pregunto con carita de hambriento
-Está bien pero después de comer me lo dirás con lujos y detalles.-
-Claro que te voy a decir todo.-
Nos bajamos en un McDonald. Cuando entramos estaba un poco vacío. En una esquina había un grupo de muchachas, en otra una pareja y en una esquina un señor mayor. Cuando pedimos fui a buscar salsa y los sorbetos y cuando me di la vuelta estaba una de las muchachas del grupito coqueteándole a Jake, lo primero que hice fue respirar y analizar la situación. Me di la vuelta para no verlos y pensar, Jake estaba esquivándola lo más posible, así que tenía que hacerle saber que cuando un hombre la rechazaba era por algo. Escuche unas risas de la mesa que provenía la muchacha y escuche que decían “yo apuesto diez a que se acuesta con él”, otra decía “yo apuesto quince que se le va hacer difícil, porque esa tipa parece ser su hermana y se ve un poco loca” otra la interrumpió “¿Y cómo sabes que no son novios?” “porque no llegaron cogidos de manos y eso está de moda ahora”. Al escucharlas me reí, parecían que eran unas expertas de cómo deben actuar los novios. Me fui al lado de Jake para darle una cuchara de su propia medicina.
-Mi amor ¿ya te dieron la orden?-le dije muy angelical y en un tono que por lómenos me escuchara esa chicas.
-Sí, ya está todo.-me dijo sorprendido de que estuviera tranquila
-Bueno, vamos a buscar una mesa.- el asintió y nos sentamos en la mesa más lejana de las personas.
-Qué bueno que nos sentamos lo mas lejos de esas muchachas. ¿Viste la que estaba a mi lado? Parecía una gata.-me dijo, pero yo lo ignore, estaba enojada- Y tu sabes muy bien que los perros y los gatos no se llevan.- cuando dijo eso me empecé a reír
-Es cierto.-
Cuando terminamos nos quedamos un rato hablando. Haciendo planes de el relevo de guiar y más cosas. De repente me acorde de mi celular, que estaba apagado. Lo saque de mi cartera y lo moje con los hielos derretidos del refresco. Ambos miramos por la gran pared de cristal el cielo negro, me recosté en el hombro de Jake y podía sentir su respiración.
-Eres lo mejor que me ha pasado en la vida.- le dije casi en susurros. El me beso la frente y rozo su mejilla con la mía. Cerré mi ojos, lo cual me relajo e hizo que se me olvidara el lugar en donde me encontraba.
-Buenas noches.- cuando escuche esa voz femenina mis ojos se abrieron de repente y me despegue de Jake. Mire hacia el frente y solamente se trataba de la muchacha, alias la gata
-Buenas noches, señorita.- saludo Jake acercándome a él, ya que me había alejado. La chica tenía un aspecto terrible, aunque tenía la cara bonita. Su maquillaje estaba un poco regado, parecía que estaba borracha.
- ¿En qué te podemos ayudar?- le pregunte
-Bueno, yo solo quería hablar con el.- dijo mirando a Jake de arriba abajo
-¿y qué quieres hablar conmigo?-pregunto Jake cada vez pegándome mas y mas a su lado.
-No muerdo, solamente quería darte mi teléfono.- se lo dio rosando todos los dedos de Jake- Ah y mi nombre es Brenda, que no se te olvide.- después de irse Jake metió el numero de ella junto con mi celular.
-¿Pero que se cree?-dije asombrada y al mismo tiempo enojada
-Vámonos antes que vuelva.- me dijo jalándome
Me pare y cuando empecé a caminar se me había olvidado mi cartera, así que Jake me dio el refresco que había sobrado y fue a buscarla. Cuando volvió la tal Brenda llego y se paro encima de Jake tratando de besarlo. Yo jale a Jake que se había dado con una de las sillas muy fuerte, entonces la empuje a ella y le tire mi vaso de refresco.
-No te vuelvas a meter con mi novio otra vez, a ver si te despiertas de tu nube.-le dije casi gritando y sacudiendo mi mano. No podía perder la calma más de lo que la había perdido
-Olvídala, vámonos corazón- me dijo Jake
-Si vamos.- lo cogí con mucho cuidado aunque yo sabía que en unos minutos se iba a reponer. Cuando llegamos al carro lo acosté en la silla del pasajero y lo acosté.
-Yo guio y tu duerme.-me dijo
-No señorito yo voy a guiar, no dejare que guíes en ese estado.- se lo dije poniéndole el cinturón.
-Te asusta que choque o algo así.-
-Solo quiero un tiempo para pensar y poner en orden lo que sucedió. –
-¿estás seguras?-
-Muy segura.- se acomode en la esquina y se durmió más rápido que un bebe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario